¿Hacia dónde se dirige el sector de la construcción? ¿Cuáles son sus perspectivas de futuro? ¿Cómo vamos a trabajar en el futuro los profesionales de este sector tan importante para la economía? ¿Y en qué tipo de viviendas vamos a vivir los ciudadanos? Y en nuestras urbes, ¿con qué tipo de infraestructuras vamos a contar? Son muchas las preguntas que surgen cuando hablamos sobre las tendencias del sector de la construcción. Tendencias en el sector de la construcción

En la actualidad se estima que la construcción concentra alrededor del 30% del consumo energético. Una cifra elevadísima si tenemos en cuenta que la edificación es uno de los sectores que posee mayor capacidad de reducir este consumo. Disminuyendo también las emisiones de CO2 al medio ambiente. La constatación de esta realidad y la asunción por parte de todos los agentes implicados (administraciones públicas, profesionales del sector, empresas, sociedad…) de las graves consecuencias que puede tener en el futuro si no se cambia la tendencia es fundamental para entender los cambios que este sector está experimentando en las sociedades más avanzadas.

Normativa y legalidad

Desde un punto de vista normativo, lo más relevante en los últimos años ha sido la evolución experimentada gracias a la aprobación del Código Técnico de la Edificación. Y al salto cualitativo que ha dado el propio mercado hacia edificaciones sostenibles. En este sentido, las exigencias del mercado y la sociedad han dado un salto muy importante y muy positivo.

Rehabilitación: sector clave para la consolidación

Un estudio elaborado por el Consejo de Arquitectos de Europa (ACE) señala que la rehabilitación aportará una importante estabilidad. En España, la publicación en el año 2013 de la denominada ley 3R (Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas) es la primera ley nacional dedicada a la rehabilitación que considera muy necesaria esta parte del sector y deja de considerarla como la hermana pequeña de la edificación. Según datos del Ministerio de Fomento, el 2015 finalizó con 31.285 visados para la rehabilitación y reforma de edificios. Y con 25.413 visados para la rehabilitación y reforma de viviendas, frente a los 28.068 y 22.418 visados respectivamente registrados un año antes. Lo más importante de estos datos es que los propietarios exigen proyectos más eficientes y ambientalmente responsables. Huyendo de las tradicionales reformas sin control técnico. En este sentido, las cifras de crecimiento del sector de la edificación sostenible se duplicarán en los dos próximos años, según un estudio de Dodge Data & Analytics and United Technologies Corporation, en el que ha colaborado World Green Building Council (WGBC).

Fabricación de materiales

Esta tendencia hacia la sostenibilidad está afectando directamente a los fabricantes de materiales. Un documento de investigación de Navigant indica que el mercado de materiales “verdes” va a pasar de 116 mil millones a 254 mil millones en el 2020. Hoy, esta previsión ya la vemos en nuestro día a día cuando contemplamos cómo las empresas invierten dinero y tiempo en la búsqueda de nuevos materiales para la construcción que sean respetuosos con el medio ambiente y buscando soluciones constructivas que permitan ahorrar en recursos naturales. La industria química, la nanociencia y la nanotecnología han propiciado el desarrollo de nuevos materiales para la construcción. Entre otras cosas, podrán ayudar a que las estructuras avisen de sus problemas (fisuras y grietas, deformaciones excesivas…). Y capacitarán a los elementos constructivos para ser mutifuncionales y con capacidad de ser autolimpiables, conductores, etc…

Software: Implantación de la tecnología BIM, bases de datos de la construcción y el trabajo en la nube

La llegada al mercado de materiales más eficientes y nuevas soluciones constructivas, unido a una creciente normativa cada vez más exigente y la obligación de presentar proyectos con datos reales, van a hacer necesario la ampliación de las grandes bases de datos que ya tenemos, incorporando las especificaciones técnicas de cada una de las soluciones constructivas que surgen. La principal ventaja que aporta es la cantidad de información disponible para su uso. La explotación a lo largo de todo el ciclo de vida, así como las posibilidades que ello ofrece a la hora de su ejecución y, principalmente, en el mantenimiento del edificio y su infraestructura. En definitiva, la tendencia será contar con una plataforma en la nube que sirva de apoyo a los arquitectos. Y a los especialistas del proyecto para integrar y compartir todo el trabajo que normalmente es realizado por varias personas de un modo totalmente independiente.

Llegada de nuevas tecnologías

Los profesionales del sector de la construcción tenemos que prepararnos para la incorporación de nuevas tecnologías de la comunicación. Otros sectores ya se han adelantado en su uso, pero la construcción ya está empezando a convivir con ellas. Uso de drones para topografía avanzada y seguimiento de obras. Utilización de smart glasses (proyecto de investigación ACCEPT) en la propia obra. Entrada de la impresión 3D aplicada a la rehabilitación y obra nueva (proyecto español 3D CONS) o la realidad virtual a pie de obra son algunas de las nuevas tecnologías que ya estamos empezando a ver en las obras de construcción y que, a buen seguro, se asentarán en los próximos años.

Cualificación profesional

Toda esta evolución va a afectar a todos los trabajadores del sector. Desde los propios investigadores de materiales hasta los operarios que estén a pie de obra instalándolos. Pasando por los técnicos que deben elaborar los diferentes proyectos de construcción. Los trabajadores deberán cambiar parte de su trabajo habitual, introducir las nuevas tecnologías en su día a día y formarse.